¿Qué pensarías si te digo que el gran Antoni Gaudí no fue la primera persona a la que se le encargo hacer una de las obras arquitectónicas mas visitadas en el mundo? Pues bien, fue así. El entonces obispo de Barcelona, José María Urquinaona, encargó el proyecto de construir la basílica de la Sagrada Familia al arquitecto diocesano Francisco de Paula del Villar y Lozano. Así que no fue Gaudí el arquitecto al que se le confió el gran reto de hacer realidad la construcción de gran basílica en la ciudad condal, aunque quizás si fuera testigo de cómo el obispo de turno ponía la primera piedra del templo en la festividad de San José del año 1882, iniciándose su construcción un poco más tarde, el 25 de agosto.

Gaudí en la cripta de la Sagrada Familia, 1916.
Gaudí en la cripta de la Sagrada Familia, 1916.

A finales del año en el que comenzó a erigirse, decidieron adjudicar el proyecto a Antoni Gaudí, que ya había trabajado con Del Villar en su estudio de arquitectura, ocupándose de cambiar radicalmente el diseño original. Como sabéis, su construcción continua en la actualidad, intentando seguir de la forma más fehacientemente posible el proyecto  que Gaudí plasmo en sus planos y bocetos. Se espera que finalice antes del 2026.

Anuncios