Todos sabemos que un delfín es un simpático y sociable mamífero marino, de la familia de los cetáceos, que vive en mares templados, y que es muy popular por su inteligencia. Sin embargo, el término delfín también lo utilizamos para designar al sucesor de una persona importante, de un presidente o de un político. Pero, ¿por qué se utiliza esta terminología?

Escudo de armas de los delfines de Francia
Escudo de armas de los delfines de Francia

El origen viene de la realeza francesa. Con el título de Delfín se designaba al heredero del reino de Francia, y proviene de una región francesa que los aficionados al ciclismo seguro que conocen por una popular carrera que se celebra todos los años. Se trata de Dauphiné, situada en el sureste de Francia y que pertenecía al conde Humberto II, que vendió a Felipe VI de Francia en 1349 con una condición muy sencilla de aplicar que daría relevancia a su territorio. Ese requisito era dar al heredero de la corona francesa el título de Dauphin, o Delfín si lo traducimos, de la misma manera que el heredero de la monarquía española ostenta el título de Principe de Asturias, o el de Principe de Gales si hablamos de la corona británica. Y así fue hasta que el país galo se convirtió en una república.

De esta forma, hemos adoptado la palabra delfín para designar a la persona que está en todas la quinielas para cubrir el puesto que pudiera dejar vacante un cargo relevante en el organigrama de una sociedad pública o privada.

1747_Mapa de Dauphine
Mapa de Dauphiné – 1747
Anuncios