La expresión cabeza de turco se emplea para culpar o acusar de forma más o menos injusta a una persona, e impedir así que los auténticos responsables sean inculpados o incriminados.

Esta denominación es comúnmente utilizada en nuestros días, y no es raro leerla en la prensa o escucharla en la radio o televisión. ¿Pero cuál es su origen? Pues bien, al parecer procede de la época de las Cruzadas, cuando las huestes cristianas luchaban contra las fuerzas turcas. Si los cristianamos lograban matar a un turco, le cortaban la cabeza y la insertaban en una pica o mástil como si de un galardón se tratara, achacándole todos los males sufridos, propios o ajenos.

¿Te has sentido alguna vez ser una cabeza de turco?

Mapa Jerusalén del siglo XIII
Mapa de Jerusalén en la época de las cruzadas del siglo XIII
Anuncios