Si os pasáis por el Museo del Prado, no podéis perderos la Gloria del genial pintor renacentista Tiziano. El óleo, fue encargado por Carlos V, y en él se representa al imperial monarca, junto a su familia, envueltos en sudarios y pidiendo clemencia ante la Santísima Trinidad (Padre, Hijo y Espíritu Santo).

carlos-v-gloria
Detalle de la Gloria de Tiziano donde aparecen representados Carlos V, su esposa Isabel de Portugal, su hijo Felipe II y su hija Juana de Austria, entre otros.

El monarca, se llevó el cuadro al Monasterio de Yuste para vivir sus últimos momentos junto a tal magna obra. De hecho, pidió morir observándola, tal vez como pasaporte para ingresar en el reino de los cielos.

Anuncios