La expresión “cruzar el Rubicón” solemos utilizarla cuando iniciamos una empresa sin conocer sus consecuencias, y su origen viene de esa incertidumbre que uno de los personajes mas famosos de la historia vivió hace más de 2000 años.

El Rubicón es un río italiano que desemboca en el mar Adriático, y que tenía especial importancia en la Roma Antigua, ya que ningún general podía cruzarlo con sus tropas armadas en su vuelta a Roma, bajo pena capital. Pues bien, Julio Cesar incumpliendo dicha ley, allá por el año 49 a. C., decidió atravesar el río con sus legiones armadas hasta los dientes, convirtiéndose en enemigo de la República y dando origen a la Segunda Guerra Civil. Antes de cruzar el río, según revelaron autores de la época, Julio Cesar pronunció la famosa frase “alea iacta est”, o lo que es lo mismo, “la suerte está echada”.

Anuncios